Personas, procesos y nuevos rumbos; repensar el futuro a partir del encuentro con el “20”

Preparandome para el encuentro

Una experiencia significativa para todo ser humano, que nace de la introspección individual es permitirnos alienarnos de la condición propia para conocernos y reconocernos en los otros, en lo colectivo.

Algunos años atrás el encuentro con comunidades que funcionan, se organizan y viven de manera alternativa “diferente” al status quo impuesto por las condiciones y relaciones socio – territoriales que heredé mientras crecí. Me hizo reflexionar en la diversidad de universos y visiones que existen de este mundo ¿cómo? Cada individuo en conjunto a nuestros pares compartimos una cosmovisión similar que nos permite comprender, explicar y vivir nuestro territorio.

Sin embargo esta noción de lo “diferente” por diversas razones, complica distinguir que detrás de aquellas marcadas diferencias. Los seres que habitamos este planeta tenemos más razones que nos hacen semejantes si las comparamos con las dualidades que nos dividen.

Por esas experiencias hoy  me permito vivir, participar y compartir de estos encuentros que me dejan vivencias y reflexiones sobre donde estoy y hacia dónde podemos dirigirnos en la búsqueda de futuros, dignos y equitativos para todos.

Desde que conocí el proyecto Action Lab México por medio de la Doctora Claudia Garduño García, fuí consciente de que ALM es uno de estos encuentros transformadores, no solo a nivel personal sí no a un grado que permite generar cambios de diferentes naturalezas en todos los involucrados, comunidad, alumnos, labbers, docentes, etc. Compartimos algo de nosotros y de regreso recibimos algo de los demás. Esta retribución no existe en el plano físico pero su naturaleza sirve de alimento a la conciencia.

Prepararse para el viaje fue una actividad que disfrute bastante pues un solo suceso congregó algunas de las actividades que más disfruto en la vida como lo fueron: Una reunión con amigos, conocer nuevas personas, arquitectura, diseño y un retorno a la historia.

Gerardo y el 20

Durante la estancia en el 20 de Noviembre, recalcó la importancia de siempre estar abiertos y atentos a escuchar las opiniones de otros, se puede conocer más a una persona si la escuchamos con atención. Esto me ayudó a comprender mejor  la vida de los habitantes de la comunidad y a entablar una buena relación con mis compañeros de viaje, algunos de ellos ahora amigos cercanos.

Todo proyecto social, involucra una gran cantidad de variables y actores para que suceda por lo tanto las propuestas y resultados no pueden ser estáticos, estos se están transformando en todo momento con la retroalimentación de sus actores.

Las transformaciones, buscan concordar con las cambiantes necesidades en la vida de los participantes. El 20 no es la excepción, durante esta edición como resultado de las pláticas con algunas personas de la comunidad. Cada equipo (salud, agua y arquitectura) reflexionó sobre la pertinencia de los proyectos  planificados y desarrollados en ediciones pasadas, que se han formalizando y transformado hasta meses anteriores al encuentro.

Para el equipo de arquitectura es importante mencionar, que los requerimientos espacio – funcionales del programa y  propuesta arquitectónicos continúan atendiendo las necesidades espaciales iniciales.

Se propone generar un complejo que sirva en su conjunto para realizar actividades destinadas a la reunión y turismo. Entre las propuestas encontramos un edificio para pernoctar, con las características de un hostal que brinda el servicio de sanitarios secos y regaderas. Para las actividades de congregación, atención y preparación de alimentos se propone la cocina y comedor comunitarios en donde se preparan y sirven las comidas a turistas y miembros de la comunidad. Por último pero no menos importante el laboratorio de agua que permitirá dar seguimiento a los estudios referentes a la calidad y monitoreo del agua en el 20.

Un punto relevante sobre este desarrollo constructivo, es su utilidad como medio de exploración que conjugue técnicas constructivas vernáculas de la región con tecnologías y procesos contemporáneos. Como una analogía de simbiosis que unifique la arquitectura tradicional potenciando sus procesos para generar espacios, funcionales con una potente carga cultural e identitaria que además respete el territorio natural y promuevan procesos colectivos y la implementación de tecnologías sostenibles.    

Después del 20

Quedo personalmente satisfecho con las dinámicas y relaciones que sucedieron orgánicamente durante el viaje. También reafirmo la importancia de empoderarnos y organizarnos mediante redes comunitarias, con propuestas encaminadas a generar bienestar colectivo. Así cada agente que participa en el proyecto ayuda a originar las herramientas que provoquen los cambios generando de forma progresiva soluciones a problemáticas complejas. Buscando un impacto en el mediano y corto plazo que perdure en el futuro de toda la comunidad y sus miembros. Las acciones de participación colectiva serán la columna vertebral de toda acción o proyecto que promueva la dignidad humana.

Gerardo Rodríguez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close